¿Debo movilizarme y apoyar?.

En la mayoría de los casos el paciente se debe movilizar casi de inmediato desde el postoperatorio, los fijadores externos son dispositivos que van aferrados al hueso y son suficientemente estables y seguros que permiten la movilidad completa de la extremidad, incluso el apoyo completo sin que exista riesgo de ruptura ó daños en la cirugía, de todos modos después de cada procedimiento el paciente debe concertar con el Especialista y con la fisioterapéuta cuanto debe movilizar las extremidades, cuanto apoyo está permitido con el tutor, si debe utilizar muletas ó caminador.

Los pacientes con el fijador externo deben movilizar las articulaciones y músculos de todas las extremidades, NO debe quedarse en reposo absoluto en cama, esto sería dañino en el sentido que permite atrofia muscular, desacondicionamiento físico, rigidez y contracturas articulares, adicionalmente la quietud facilita el extasis venoso y atrofia el movimiento de los músculos que son las bombas que movilizan la sangre acumulada en las piernas hacia el corazón, esta falta de circulación y movimiento favorece la aparición de la trombosis venosa, complicación seria y peligrosa que puede evitarse con un programa adecuado y permanente de ejercicio físico.

La terapia física NO es solo lo que se realice en las sesiones dirigidas con el fisioterapéuta ó durante la hospitalización, esta actividad dirigida es muy importante para aprender que movimientos realizar y como fortalecer los músculos y mantener la circulación activa, usted debe aclarar todas las dudas con el especialista, establecer un programa de ejercicios para realizar un SU casa, todos los días dedicar unas 3 horas para la terapia, distribuida en sesiones de 1 hora, esta es la Única manera de mantener una respuesta muscular adecuada, una movilidad articular funcional y evitar complicaciones tardías del reposo y la falta de terapia.

Si presenta dolor intenso ó siente movilidad de los segmentos óseos ó percibe inestabilidad del tutor externo debe consultar de manera prioritaria con Su especialista para valorar la situación y definir como solucionar este evento anormal.

La meta fundamental del paciente durante este tratamiento es lograr mantener lo máximo posible de los arcos de movimiento articular y conservar la fuerza y masa muscular que tenía antes de iniciar el tratamiento, esto solo se logra con el compromiso del paciente y la familia, en ser juiciosos y persistentes en la actividad física diaria en la casa, el tratamiento por si mismo puede causar molestias y dolor, pero estas se potencializan cuando NO se realiza ninguna actividad de rehabilitación ó movimientos en casa.

La mayoría de los ejercicios son sencillos, NO requieren aparatos especiales y solo necesitan de una actitud positiva y persistente del paciente y su familia para alcanzar la meta, máxima movilidad y menos dolor!.